Mayor Waldemar Fontes

Nairobi
22 de junio de 1994
miércoles
FUNERAL DEL MAYOR SOSA
El lunes pasado fue la ceremonia en honor del fallecido Mayor Sosa. El acto se llevó a cabo en la casa mortuoria Lee Funeral House y contó con la presencia de representantes de todos los contingentes con los miembros que se encuentran en Nairobi en este momento. Los contingentes formaron en dos filas a un lado del patio y al otro, en dos filas, formó nuestro contingente, completo, pues los que estaban en Kigali, también están aquí. El Teniente Coronel Ilya, de Nigeria, pronunció un discurso en representación del Jefe de los Observadores, que en este momento está en Kigali. Destacó el heroísmo del Mayor Sosa y realzó el hecho de que su forma de liderar, yendo al frente de sus hombres, era lo que lo había llevado a la muerte. Luego el Comandante Purtscher en representación de nuestro país, dijo unas palabras en donde enumeró los hechos principales de la vida del Mayor Sosa y rogó porque su espíritu descanse en paz.
Al final un sacerdote dijo unas palabras y entonó un salmo que fue coreado por los presentes. Bendijo luego el féretro y saludó militarmente junto con nosotros para despedirlo. Fue una ceremonia sencilla pero muy emotiva, de la cual todos salimos con mucha tristeza y con un nudo en la garganta. En el viaje de vuelta al hotel, nadie habló nada. Durante el día martes, se hicieron los trámites para embarcar el cuerpo, y la noche, escoltado por el Mayor G. Costa, el cuerpo partió hacia Montevideo a donde llegará el día jueves. Ayer estuvimos ordenando las cosas que había dejado el Mayor Sosa aquí en Nairobi, para enviarlas de vuelta a su familia y encontramos una tarjeta de sus hijos en la que decía: NO DEFRAUDES A QUIENES TE QUIEREN. -Para sus hijos, sus familiares y camaradas, queden tranquilos, que el Mayor Sosa no defraudó a nadie. Entregó su vida en pos de una causa noble y murió como todo militar desea morir, de frente, y dando el pecho a las balas…  

BALANCE DE LOS EFECTIVOS EN LA MISION
En este momento, el contingente uruguayo ha quedado reducido a 9 hombres, de los 25 que fuimos, y son los siguientes:


Tte. Cnel. Wile PURTSCHER
Tte.
Cnel. Luis MEYER
Mayor Gerardo COSTA
Mayor Gerardo CURBELO
Capitán Waldemar FONTES
Capitán Roberto BERRUTTI
Capitán Tulio FELICI
Capitán Ronal GARCIA
Cap. (AV) Eduardo KEUTCHAKARIAN

A la vez, de estos 9, el Comandante Purtscher y los Capitanes Felici y García, tienen una licencia y van a viajar, García y Purtscher a Montevideo, y Felici a Italia, por lo tanto, en Nairobi, a órdenes de UNAMIR quedaríamos sólo 5 hombres.

LA INTERVENCION DE FRANCIA
Con respecto a la situación en Rwanda, las cosas siguen muy complicadas. Desde ayer estamos aguardando a que el Consejo de Seguridad de la ONU, autorice la intervención de Francia, para que ésta actúe bajo su mandato, aunque sin usar la boina azul. Esta resolución, condicionará todo el futuro de la misión. El RPF se opone a esta intervención y ha declarado que tratará de evitarla por todos los medios. Por lo pronto, ha clausurado el aeropuerto, bloqueando la pista e incluso ha restringido la circulación por las zonas en su poder. En estos momentos nadie puede entrar en Rwanda, todas las rutas están bloqueadas. Las tropas de UNAMIR que aún están allá corren el riesgo de convertirse en rehenes… Aquí en Nairobi, se dio orden de que todos los Observadores de países de habla francesa salgan de Rwanda y la sustitución de los mismos por neutrales. Se habla de que la Brigada Franco-Germana de la Comunidad Europea, estaría en condiciones de ser desplegada de inmediato en lo que sería su bautismo de fuego, en un momento propicio para usarlo propagandísticamente por la Unión Europea. Pero eso es solo un rumor. Francia si realmente interviene, lo haría con 2.000 hombres, apoyados por 700 hombres de Senegal que es el único país africano que apoya abiertamente esta participación francesa. Italia y España, también podrían apoyar, pero la mayoría de los países del mundo, y sobretodo los africanos, están renuentes a aceptarla. Militarmente podría ser muy fácil para Francia derrotar al RPF, pero éste no debería ser su objetivo. El objetivo de esta intervención, debe ser proteger a los civiles inocentes que aún están en las áreas tomadas por uno u otro bando, y eso tal vez sea más difícil, porque puede producirse algo similar a lo que pasó en Somalia con la intervención de Estados Unidos. Según un análisis militar que salió hoy en la prensa, la intervención francesa no cometería este mismo error, pues los Estados Unidos se emplearon en lugares fijos, aislados y allí fueron rodeados e inmovilizados, mientras que la maniobra de Francia será la de salir a buscar el contacto.  

REPERCUSIONES DE LA INTERVENCION DE FRANCIA
En Montevideo, los designados para relevar, han postergado la salida, por tiempo indeterminado y nadie sabe incluso si vendrán. Aquí se habla de que si se complica la actuación de Francia en Rwanda, UNAMIR sería desplazada tal vez hacia Uganda, hasta que en un plazo estimado de tres meses los franceses normalicen la situación… Hoy en la prensa, se mencionaba el hecho de que guerrillas del gobierno, estaban dando golpes de mano en zonas conquistadas por el RPF. En Kibungo, cerca de la frontera con Tanzania, mataron a 10 soldados con una trampa cazabobo. Esto puede traer graves consecuencias, porque aunque el RPF derrote a las fuerzas del gobierno en esta semana, y no se produjera ninguna intervención extranjera, deberá enfrentar el problema de una guerrilla, que en un terreno montañoso como aquel puede ser muy difícil de derrotar.  

Nairobi
24 de junio de 1994
viernes
SE INICIÓ LA OPERACION TURQUESA
Comienzo las anotaciones de hoy con una muy importante noticia: Ayer jueves 23 de junio, se inició la intervención de Francia en Rwanda bajo el nombre de Operación Turquesa. Actúan con el aval de NN.UU. pero no usan la boina azul.  

RELATOS DEL CAPITAN GARCIA
En estos días estuve hablando con Felici y con García acerca de lo que han vivido en este mes en Kigali, escuchando sus cuentos, sus comentarios, sus temores. El Capitán R. García me contaba que él estaba encargado de escoltar a los periodistas a los diferentes lugares y por lo tanto pudo ver e incluso filmar, muchas cosas. Le pregunté concretamente sobre los hechos que terminaron con la muerte del Mayor Sosa, y me contó lo siguiente: El Mayor Sosa, recibió una orden de reconocer la ruta de Kigali a Gisenyi, pasando por Ruhengeri. Esa misma misión, le había sido asignada a su equipo unos días antes, pero ellos habían decidido no cumplirla, pues había informes de que sobre esa ruta, al norte de Kigali, sobre la zona de un pueblo llamado Base, estaban combatiendo, y se sabía que el RPF había tomado varias partes de la ruta, en un intento de aislar Kigali de su eje de abastecimiento a través de la rica zona agrícola de Ruhengeri, y además el acceso a la frontera con Zaire. Cuando el Cap. García se enteró de que el Mayor Sosa tenía esa misión, le advirtió que era muy peligrosa, y que él no había ido antes por las razones que expliqué. A la vez le recordó que había otra ruta para ir hasta Ruhengeri, a través de Gitarama, que aunque era más larga, era segura. El Mayor Sosa, le pidió que no le hablara más, pues le dijo que había recibido la orden de ir por esa ruta, e iba a dar cumplimiento a la orden. Le pidió que no le hablara más, porque ya estaba bastante asustado, y si le seguían hablando iba a ser peor, y decidió ir igual. El Mayor G. Costa, que también estaba allí, trató a su vez de que Sosa desistiera de usar ese camino, pero como éste insistiera, él decidió acompañarlo, en otro vehículo. El Comandante Purtscher, estaba cerca de ellos, y como último recurso, el Cap. García le comunicó sobre la peligrosa misión que iba a realizar el Mayor Sosa, para ver si éste lo persuadía de no ir, o si le daba la orden de no ir, pero el Comandante, lo dejó hacer, y finalmente la misión salió. El Cap. García se quedó a la escucha en la radio, como lo hacían cada vez que algún uruguayo salía a misiones peligrosas y fue monitoreando todo el movimiento. Hasta unos 10 Km de Kigali, estaban los puestos de control de las Fuerzas del Gobierno, y después venía una tierra de nadie. A unos 20 Km de Kigali, por la ruta hacia Ruhengeri, se recibió una comunicación del Mayor G. Costa avisando que había ocurrido un accidente. A los pocos minutos, una nueva comunicación confirmó el accidente, e informó que el Mayor Sosa había sido herido y que necesitaban un médico. El Cap. García le avisó al Comandante Purtscher y al médico del Batallón Ghana. Enseguida se produjo un revuelo, y se pudo conseguir un transporte blindado de personal (APC por sus iniciales en inglés) , que había en cuartel de UNAMIR y una ambulancia. El Cap. García se hizo cargo de dirigir el movimiento y junto con un Observador ruso y algunos otros observadores más se embarcaron en el vehículo y salieron rumbo al lugar del accidente. El APC salió primero, y después lo hizo la ambulancia. Debieron pasar por unos 20 puestos de control de las Fuerzas del Gobierno y en todos debieron explicar a donde y porque iban. En un puesto de control, recibieron un intenso fuego, tal vez proveniente de las líneas enemigas, y tuvieron que refugiarse en el interior del vehículo hasta que éste cesó. En el último puesto de control, el APC se apagó y no arrancaba, luego la ambulancia pinchó. Todo se les iba dando en contra, pero al fin lograron llegar. Allí se encontraron con el Mayor Costa asistiendo al Mayor Sosa, y a los soldados del RPF que preguntaban por qué estaban todos allí. Me explicaba el Cap. García, que el RPF batió el vehículo con una granada de fusil y no con un lanzacohetes como se había dicho en un principio. La granada pegó contra el parabrisas, a la altura del tablero y le dio de lleno en la cara y el pecho al Mayor Sosa. Cuenta García que el Mayor estaba irreconocible, con la cara destrozada, además de tener esquirlas por todo el cuerpo. A su vez, el Mayor de Bangladesh que lo acompañaba, también había recibido varias heridas pero no de tanta entidad. Por lo que dice García, aunque el Mayor Sosa hubiera recibido atención médica inmediata, no hubiera sobrevivido, pues las heridas fueron muy graves. Cambiando de tema, contaba también García acerca de que fue a Gitarama, antes de que cayera en manos del RPF. Kigali estaba siendo cercada, y miles de personas huían de allí hacia Gitarama. Días después, volvió a ir a Gitarama, cuando ya había caído en poder del RPF, y encontró la ciudad desolada, los soldados del RPF habían matado hasta los perros que encontraron a su paso, y destrozaron además todo el centro de la ciudad.

  Misión de Paz de ONU en Rwanda – año 1994
Diario de Anotaciones Personales

® Autor: MayorWaldemar Fontes

Email: wfontes@adinet.com.uy

 


CONVIVENCIA
La convivencia dentro del contingente fue un tema que debería ser considerado en un libro aparte. Creo el resultado final no fue malo, pues nunca vi excesos como podría ser una pelea o cosas así, pero hubo si cantidad de pequeños roces propios de estar viviendo juntos día tras día.
Este tema debe ser muy tenido en cuenta cuando se decide ir a una misión. Hay que pensar que se debe convivir con personas que piensan diferente a nosotros, que hay que cocinarse su propia comida, lavarse la ropa, o en el mejor de los casos ponerse de acuerdo para contratar a alguien que haga estas tareas, pero aún así a veces es difícil lograr este acuerdo.
En nuestro caso, el contingente funcionó como tal, centralizándose las órdenes a través de los mandos naturales. Esto fue posible por el reducido tamaño de Rwanda, que permitía que viviéramos todos en una sola casa en Kigali, y que los que estaban en el interior pudieran venir a Kigali casi todas las semanas.
Esta centralización favorece el espíritu de cuerpo y permite que se apoyen unos a otros, pero también produce esos roces de que hablaba, por el hecho de estar todos los días en contacto.
De todas maneras, creo que es más soportable enojarse con un camarada de nuestra propia nacionalidad, con quien podemos compartir más cosas, que tener que vivir permanentemente con personas de otra nacionalidad.
Con los de otros países uno se puede relacionar fácilmente e incluso hacer una buena amistad, pero las costumbres son siempre diferentes y vivir permanente así es muy difícil.
 
EL PROBLEMA DEL IDIOMA
Es este uno de los más graves problemas a los que se deben enfrentar todos los militares uruguayos cuando salen en misión.
El conocimiento del idioma inglés es fundamental para poder desenvolverse con éxito en el medio en donde nos toque actuar.
Muchas veces, por no tener fluidez en las conversaciones quedamos relegados en la asignación de tareas, o no podemos reclamar ante una injusticia.
El problema más grave que tenemos es que en Uruguay es muy difícil practicar el inglés hablado en la forma común.
Hay que tener en cuenta que el observador debe actuar en forma independiente, y por esa razón, recibe órdenes directas de los Comandantes de la misión y debe producir informes tanto hablados como escritos de lo que observa.
Muchas veces estos informes son dados en forma de conferencia y el público asistente hace preguntas, por lo que si no se está en condiciones, se debe delegar la función en alguien que hable buen inglés con el descrédito que se obtiene en lo personal y sobretodo para el país.
Es importante también conocer otros idiomas, principalmente francés, italiano y portugués. El dominio de estos idiomas es más sencillo para nosotros por ser lenguas latinas. Ese conocimiento nos pone en gran ventaja con la gente de otras lenguas, y puede en cierta forma superar las deficiencias en inglés, pero nunca estos idiomas sustituyen al dominio fluido del inglés que es la lengua universal que permite comunicarse en cualquier parte del mundo.
 
REPRESENTACION DIPLOMATICA
Nuestro país por ser pequeño no tiene embajadas ni consulados en la mayor parte de los lugares a donde se envían estas misiones. Eso nos pone en desventaja en caso de que tengamos un problema legal en alguno de estos países.
Por lo general las misiones diplomáticas que están en el área tienen representatividad en países como Rwanda y es conveniente saber siempre donde está nuestra embajada más próxima, pues está allí para ayudar a resolver los problemas que pudiéramos tener.
Como comentario, creo que podría ser conveniente que nuestro país designara un Cónsul Honorario en cada uno de los lugares en donde se envían efectivos militares, así sean solo observadores.
El tener un cónsul, facilita las relaciones para los militares que están en la misión y además proporciona al país una oportunidad de establecer nuevos vínculos comerciales.
Esto que digo no es una cosa que se me ha ocurrido a mí, sino que es una realidad que percibí viendo lo que hacían otros países, como por ejemplo Brasil, quien a través de su Cónsul en Rwanda, mantenía relaciones comerciales en el área.
 
EL MANTENIMIENTO DEL BUEN FISICO
El observador actúa independientemente y por lo tanto no está sujeto a actividades programadas. Eso apareja el riesgo de descuidar el estado físico, y que en un momento extremo, en que se requiera estar en las mejores condiciones, no se pueda rendir.
El hacer gimnasia o deportes es una buena terapia para combatir el stress de la soledad, y el cansar el cuerpo nos permite dormir en paz a la noche.
Hay que tratar de mantener una autodisciplina en esto, pues sino uno cambia los horarios, pasándose las noches en vela, permitiendo a nuestra cabeza pensar demasiado, lo que puede hacernos caer en depresiones.
Es muy importante estar siempre en alguna actividad que nos mantenga ocupados la mayor parte del tiempo posible.
Es peligroso ampararse en la bebida. El alcohol a veces ayuda a pasar más alegremente esos momentos de esparcimiento que siempre hay, pero puede también ser la causa de accidentes en el caso de que tengamos algún vehículo, o distender demasiado, llevándonos a caer en tentaciones peligrosas que pueden acarrear consecuencias para la salud.
Las comidas también deben ser tenidas en cuenta. Una mala alimentación puede debilitarnos. Al estar débiles podemos contraer enfermedades, y estando solos en lugares con pocas facilidades higiénicas no es nada agradable enfermarse.
Pienso que el hecho de mantenerse fuertes sicológicamente, ayuda a mantenernos saludables. Si uno piensa que no debe enfermarse, y además cumple con las mínimas precauciones de higiene, cuidándose del frío, del calor excesivo y en las comidas, pasa sin problemas toda la misión.
Con respecto a la malaria, según consejos de gente que vivía allí desde hace años, no era necesario tomar ninguna medicación preventiva. La forma de prevenirla es evitando la picadura de los mosquitos, usando repelentes, etc.
 
EL RIESGO DE LAS MISIONES DE PAZ
Esto debe ser especialmente tenido en cuenta por quien se ofrece voluntario para una misión. El riesgo es real y siempre existe, aún en las misiones aparentemente tranquilas. Hay que pensar que si el lugar fuera apacible, no habría razón para que una misión de Naciones Unidas estuviera allí.
Uno va a la misión en carácter de voluntario y en cualquier momento puede volverse sin que nadie le recrimine nada, pero hay que tener en cuenta que allí uno está representando al país, y todas las cosas que hagamos forman, más que la imagen de un individuo, la imagen del país.
Hay que tener en cuenta que una vez que Naciones Unidas se instala en un lugar, no está dispuesta a abandonar ese lugar por más que estalle una guerra. Tal vez se reduzcan los efectivos o se reestructure el despliegue, pero se mantendrá siempre un núcleo básico. La comprobación de esto fue la misión en Rwanda, y si quedan dudas se lo puede confirmar en la misión en Yugoslavia.
La presencia de Naciones Unidas en un país responde no sólo a intereses diplomáticos, sino que hay también muchos intereses políticos, comerciales y económicos que presionan para que la misión permanezca.
A pesar de que existe esta situación de riesgo, tampoco uno debe vivir pensando en ella. Mientras se esté en la misión hay que tratar de pasar de la mejor manera posible, cumplir con lo que corresponde y dar lo mejor de uno mismo, pero sin olvidarse que nuestro país está allí como neutral y por lo tanto en un conflicto que nos es ajeno.
 
LA FAMILIA
El apoyo de la familia es fundamental. Si la familia presenta problemas cuando se está lejos, uno empieza a bajar el rendimiento y termina por pedir el reintegro.
Tienen que saber que vamos a un lugar peligroso, que los noticieros estarán pasando noticias atroces y mostrando las escenas más horribles de los lugares en donde haya problemas. Nuestra familia debe estar preparada para enfrentar los riesgos junto con nosotros.
 
EL MIEDO
El estar todo el día expuesto al peligro lo torna a uno un poco inconsciente y a veces se hacen cosas que en otras circunstancias no se harían.
Varias veces sentí miedo en este tiempo, pero si uno vive con temor se debilita sicológicamente y se enferma.
En los momentos más difíciles, cuando realmente se está en peligro, la preocupación principal es sobrevivir y salir del trance y entonces, sin darse cuenta, uno deja de lado los temores y hace lo que tiene que hacer.
Si es el momento de que nos pase algo, ese algo seguramente nos pasará sin que lo puédamos evitar.
Aún estando en la guerra no todos los momentos son de real riesgo. A veces hay circunstancias violentísimas que se desarrollan a pocos metros de nosotros y nos enteramos luego que todo pasó.
 
SELECCIONAR LAS COMPAÑÍAS
Recuerdo un comentario del Mayor Meissner, de Austria, acerca de un consejo de su abuelo que había combatido en la Segunda Guerra Mundial.
El abuelo le decía: -Cuando veas a un camarada que manifiesta en exceso sus temores, aléjate de él, pues esta actitud es como un imán para atraer las balas enemigas…
En estas misiones uno está solo, y necesita acercarse a alguien. Se debe ser cuidadoso al seleccionar los compañeros en estos casos. Hay gente que tiende a ser depresiva, otros que son demasiado nostalgiosos…
Cualquier actitud negativa influye en los demás como un contagio. Si uno quiere mantenerse con una moral elevada, debe acercarse a los camaradas que piensan y actúan en forma positiva.
 
UNA PRUEBA
Cuando estaba en Mulindi, a pocos de días de haber vuelto a Rwanda, por casualidad, leí en un almanaque católico que un camarada había colgado en la pared, un mensaje que me llamó la atención
El mensaje decía lo siguiente:
 
“Fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación, la salida, para que podáis soportar.
1 Corintios 10: 13
La Prueba
: una pedagogía
La palabra de Dios distingue dos categorías de pruebas: la prueba de la fe, formadora de nuestras almas calificada como “mucho más preciosa que el oro” perecedero (1 Pedro 1: 7), y las pruebas disciplinarias que nos son mandadas para hacernos participar de la santidad de Dios (Hebreos 12:10). En este ultimo caso, Dios obra como un padre para con sus hijos. Con amor él corrige lo que no es para su gloria en nuestra vida y nuestro comportamiento, y nos detiene en un camino peligroso.
En consecuencia, las dificultades que encontramos en nuestro camino, cuando nos dejamos dirigir por la palabra de Dios, no prueban que estemos en una vía equivocada. Seguramente es la voluntad de Dios que encontremos la tempestad, pero no forzosamente para detenernos o apartarnos.
Por otra parte, una vez comprometida, la verdadera fe no da nunca marcha atrás. En ocasión de la travesía del mar de Genesaret, relatada en el evangelio de Juan, los discípulos no eran responsables del viento que les era contrario, pero debían obedecer y atravesar el mar como el Señor les había pedido. La proa de nuestro navío siempre debe estar orientada en la dirección prescrita por el Señor, por más poderosas que sean las olas que se deban enfrentar.
¡No perdamos el ánimo! La prueba que Dios permite está perfectamente dosificada por su sabiduría y medida por su amor. Seremos liberados cuando ella haya producido sus felices frutos. Nunca excederá nuestras fuerzas ni se prolongará una vez alcanzado el resultado.”
 
Leer este mensaje en un momento de incertidumbre, luego de haber pasado por las terribles circunstancias que habíamos vivido, fue reconfortante. Me hizo pensar, y me di cuenta de que realmente habíamos pasado por una prueba que nos llevó hasta el límite obligándonos a tomar una decisión muy difícil y ahora escribiendo estas conclusiones, en la paz de nuestro país, me doy cuenta de cuan cierto es lo que allí dice.
Cuando la muerte del Mayor Sosa, vivimos el momento de máxima crisis. Sentimos el temor adentro nuestro, el dolor de su muerte, la presión de nuestros familiares, y la incertidumbre de no saber que pasaría con nosotros. En ese momento quien estaba en duda entre permanecer en la misión o volver, decidió volver a la patria.
Los que decidimos permanecer, quedamos con la duda de sí habíamos hecho bien o no, y luego, los acontecimientos nos favorecieron, la situación mejoró y pudimos culminar la misión con éxito.
Si bien para nosotros esta decisión fue una prueba, también lo fue para los que regresaron.
Cada uno vivió estas circunstancias de un modo distinto, y estoy seguro que para todos fue una experiencia enriquecedora, que nos permitirá en el futuro ver las cosas de diferente manera.

   Misión de Paz de ONU en Rwanda – año 1994
Diario de Anotaciones Personales

® Autor: MayorWaldemar Fontes

Email: wfontes@adinet.com.uy

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: