Protestas anti- fancesas en Ruanda

Ruanda Derechos Humanos | Política | Sociedad
Protestas anti-francesas en Ruanda tras las órdenes de arresto

afrol News, 23 de Noviembre de 2006 Después de que un juez francés publicara hoy la orden internacional de arresto para nueve colaboradores del presidente de Ruanda, Paul Kagame, acusados indirectamente de incitar el genocidio 1994, las protestas espontáneas han explotado hoy en Kigali. Los ruandeses todavía sospechan del papel crucial desempeñado por Francia en apoyar al régimen genocidia que derrocó Kagame, saliendo cada día a la luz nuevos detalles sucios.

Miles de ciudadanos salieron hoy a las calles de la capital de Ruanda, Kigali, tras conocerse que el juez francés Jean-Louis Bruguière había cumplido con sus amenazas de publicar las órdenes de arresto para algunos de los principales colaboradores del presidente Kagame. El juez Bruguière también acusa al propio presidente Kagame, pero no puede publicar una orden legal de arresto para un presidente titular, según la legislación francesa.El magistrado francés acusa al presidente Kagame y a sus colaboradores de derrocar el avión en el que viajaba, el 6 de abril de 1994, el entonces presidente ruandés Juvenal Habyarimana, su homólogo de Burundi y tres ciudadanos franceses. El “ataque terrorista” es considerado por muchos como la provocación que conllevó al genocidio en Ruanda, en el que murieron cerca de un millón de tutsis y hutus moderados.
Las acusaciones contra el presidente Kagame y sus nueve colaboradores son consideradas como una provocación indignante por la mayor parte de los ruandeses. Mientras que sus políticas actuales son polémicas, Kagame, entonces era el líder de la milicia que derrotó al régimen apoyado por Francia y que desencadenó el genocidio. Francia, por otra parte, ha dado impunidad a varios acusados de ser autores del genocidio.

La noticia de las ordenes de detención, por lo tanto, han provocado en Kigali un alboroto espontáneo en contra de Francia. Fuentes locales hablan de hasta 30.000 manifestantes, muchos de los cuales quemaban banderas francesas. Algunos manifestantes llevaban banderas en las que se podía leer: “Francia: deja de organizar un segundo genocidio”. A lo largo del día, muchos establecimientos comerciales y oficinas gubernamentales fueron cerrando para dejar a sus empleados participar en las manifestaciones.

También las reacciones oficiales en Ruanda acentúan el sentimiento de ultraje que se vive en el país. El ministro de Justicia de Ruanda, Tharcisse Karugarama, a principios de esta semana calificó las órdenes internacionales de arresto como “mera comedia política”, recordando las propias demandas legales de Ruanda presentadas contra Francia por su supuesta corresponsabilidad en el genocidio de 1994.

El presidente Kagame declarba ayer “que algún juez en Francia cuyo nombre no puedo pronunciar tiene algo decir sobre Rwanda – procesando a un presidente y a algunos oficiales del gobierno – es una basura”. Kagame insistió que, en su lugar, se debe iniciar un proceso judicial contra Francia y su papel al apoyar el régimen genocida.

Entre los ruandeses, hay una noción clara de que Francia apoyó de cierta manera a las milicias organizadas por el gobierno que realizaban el genocidio. Las informaciones y los análisis antifranceses han dominado durante mucho tiempo los medios ruandeses, y solamente ayer, la agencia de noticias ruandesa RNA presentaba un nuevo libro de Andrew Wallis, en el que se cita al anterior presidente francés, François Mitterrand, diciendo que “en países como ‘ese’, el genocidio no es tan importante”.

Francia, según el mismo libro, suministraba “secretamente ayuda militar, financiera y diplomática a los responsables del genocidio”. Ésta es también la visión oficial en Kigali, que el mes pasado creó una “comisión nacional independiente” para iniciar audiencias sobre la supuesta implicación francesa en el genocidio. Al finalizar las audiencias, la comisión va a determinarsi es necesario que Ruanda presente una acusación contra París ante el Tribunal Internacional de Justicia en
 

 

La Haya.
Pero las justicia internacional ya está cansada sobre la guerra diplomática entre Francia y Ruanda sobre las responsabilidades del genocidio. El Tribunal Internacional de Justicia ha indicado que no es el lugar indicado para tal pelea. También el Tribunal Internacional Criminal para Ruanda (ICTR), basado en Tanzania por la ONU para investigar el genocidio, enviaba esta semana un claro mensaje al juez Bruguière en Francia para decirle que no debía seguir “implicándose en cuestiones políticas”. Bruguière había indicado que el ICTR debía mirar el “caso” del presidente Kagame, dado que éste gozaba de inmunidad en Francia.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: