Sacerdote condenado por genocidio

 

El Tribunal organizado por Naciones Unidas y que tiene como sede la ciudad de Arusha, en Tanzania, concluyó que Seromba ordenó la destrucción de su propia iglesia, en donde cerca de 2.000 personas de la etnia tutsi estaban refugiadas.

Los fiscales afirman que Seromba ordenó que la iglesia ubicada en Nyange, al oeste de Ruanda, se demoliera con máquinas excavadoras y los sobrevivientes ultimados con machetes y armas.

El sacerdote Seromba ha negado los cargos que se presentaron en su contra.

Se estima que 800.000 tutsis y hutus moderados murieron en el año 1.994 durante el genocidio.

El Tribunal ha juzgado a 31 personas desde que fue instaurado hace 12 años. Otros han enfrentado cargos en tribunales locales.

ATHANASE SEROMBA

Athanase Seromba, el primer sacerdote católico en ser juzgado por un tribunal, fue acusado por la muerte de los 2.000 tutsis que estaban en la iglesia de Nyange.

Las víctimas se encontraban dentro de la iglesia cuando fueron aplastadas vivas por medio de moto niveladoras que demolieron el lugar. Lo único que queda de la iglesia son vastos montículos de tierra y concreto, con algunas cruces y flores marcando el lugar de la masacre

. Uno más de los incontables sitios que se mantienen tal como quedaron después de los asesinatos colectivos.

La matanza de Nyange fue brutal, incluso para los estándares del genocidio de Ruanda. Los feligreses se habían refugiado en la iglesia, la cual fue rodeada por milicianos hutus, que cerraron sus puertas. Luego llegaron las moto niveladoras y arrasaron la edificación.

El sacerdote católico, quien era párroco del lugar, ha negado los cargos. Se lo acusó de supervisar el cierre de las puertas de la iglesia y la posterior matanza.

La iglesia católica ruandesa tenía vínculos con políticos extremistas. Algunos sacerdotes como Seromba fueron acusados de participar activamente en las matanzas, mientras que a otros se les señala por hacer la vista gorda frente a lo que estaba ocurriendo.

El Vaticano ha aceptado que se cometieron crímenes individuales, pero ha dicho que la iglesia como institución no puede ser culpada.

En 1.994, un 60% de los ruandeses se declaraban católicos, sin embargo, desde entonces muchos se han convertido al Islam, argumentando que la Iglesia Católica les falló.

ACUSACIONES DE VIOLACION POR SOLDADOS FRANCESES

Por otra parte, dos mujeres de la etnia tutsi dijeron ante una comisión establecida por el gobierno ruandés en la capital, Kigali, que soldados franceses violaron a mujeres ruandesas que se refugiaron en sus bases buscando refugio durante el genocidio.

Las relaciones entre ambos países, están al mínimo, después que en abril un juez francés pidiera que se juzgue al Presidente ruandés, el tutsi Paul Kagame, por el derribo del avión en el que viajaba su predecesor, el hutu Juvenal Habyarima, cuya muerte está considerada como el detonante de la masacre. Esto llevó a que Kagame cortara las relaciones diplomáticas con Francia. Kagali acusa a Francia de intentar distraer la atención sobre lo que fue la intervención francesa en el genocidio.

La comisión ruandesa está investigando las acusaciones de que tropas francesas entrenaron y armaron a los extremistas que planearon la masacre. Francia no quiso responder a las alegaciones y dijo haber creado ya su propia investigación y estar colaborando con el tribunal internacional.

 

http://images.google.es/imgres?imgurl=http://www.elmorrocotudo.cl/admin/files/tutsis%25203.JPG&imgrefurl=http://www.elmorrocotudo.cl/admin/render/noticia/7622&h=415&w=553&sz=214&hl=es&start=99&tbnid=ZyV5SylP5HjSWM:&tbnh=100&tbnw=133&prev=/images%3Fq%3Dgenocidios%2Bruanda%26start%3D90%26ndsp%3D18%26hl%3Des%26sa%3DN