Cascos azules

Miles de muertos en un nuevo rebrote de la guerra civil entre tutsis y hutus en Ruanda

Estados Unidos y Canadá deciden evacuar a sus compatriotas en el país africano

LL. BASSETS / AGENCIAS – Bruselas / Kigali – 09/04/1994

 Las Naciones Unidas acaban de cosechar un nuevo y terrible fracaso en Ruanda, donde los 2.500 cascos azules desplegados para impedir la reanudación de la guerra civil no han podido impedir que se desate una espiral en loquecedora de crímenes y pillajes. Diez sol dados belgas, 22 religiosos, numerosos nativos que trabajaban como cooperantes, la entera clase política ruandesa y casi todas las personalidades de la oposición democrática han sido asesinados. El país se halla sumido en el caos más absoluto. Según la Cruz Roja y Médicos sin Fronteras, los muertos son ya varios miles. Sin embargo, el Consejo de Seguridad anunció ayer que se había logrado un alto el fuego entre las facciones en lucha y el establecimiento de un Gobierno interino.

El Consejo de Seguridad estudiaba ayer las propuestas de secretario general de la ONU, Butros Butros-Gali, de reforzar los cascos azules en la zona y evacuar a los extranjeros en la zona. La fuerza de las Naciones Unidas está compuesta por soldados de Ghana, Bangladesh y Bélgica, estos últimos en número de 450, y se encuentra desplegada desde marzo de 1993. Estados Unidos ordenó ayer a sus ciudadanos que abandonen Ruanda y puso en práctica planes para proceder a su evacuación. Canadá adoptó la misma medida.Bélgica, el país que cuenta con mayor número de residentes extranjeros en Ruanda, y Francia, se preparaban también ayer para evacuar a los civiles, incluso mediante una acción militar de urgencia. Un Boeing 737 de Sabena, las líneas aéreas belgas, salió a mediodía hacia Entebbe, en la vecina Uganda, con el objetivo de establecer un puente aéreo para recoger a la población civil. Ochocientos paracaidistas se hallaban preparados para despegar, a la espera de órdenes del Gobierno belga, que mantuvo ayer una sesión de urgencia. Unos 1.500 belgas, en su mayoría cooperantes, viven en el pequeño país centroafricano.

Un suboficial francés y su esposa fueron asesinados ayer en su casa en Kigali, según Radio France Internacional. Sus muertes se suman a las de diez cascos azules belgas, que acompañaban a la también asesinada primera ministra Agathe Uwilingiyimana, eliminados el jueves en los primeros enfrentamientos. Otro casco azul se halla desaparecido.

Los combates, que empezaron en la capital tras el asesinato de los presidentes de Burundi y Ruanda, el pasado miércoles, se han extendido a otras ciudades. Aunque los combates tienen como protagonistas a las fuerzas del Frente Patriótico de Ruanda (FPR), pertenecientes a la etnia tutsi, por un lado, y de la guardia presidencial, de la etnia hutu, por el otro, se acompañan de numerosos ajustes de cuentas y matanzas de civiles. Ambas fuerzas se hallan fuertemente armadas y cuentan con artillería pesada, que ayer estuvo en acción en la capital, Kigali. Un delegado local de la Cruz Roja habló ayer de que los muertos “no son varios centenares, sino varios miles”.Desaparece la élite política

Las fuerzas rebeldes tutsis, 600 soldados muy bien pertrechados y entrenados, se hallaban acantonadas cerca del Parlamento, separadas del Ejército gubernamental por los cascos azules. Tras la muerte del presidente, su guardia presidencial se ha lanzado a la caza de los partidarios de la transición democrática, mientras las fuerzas tutsis se ponían de nuevo en acción.

La entera élite política de Ruanda ha desaparecido en pocas horas, víctima de las ejecuciones sumarias. Los asesinatos se han perpetrado sistemáticamente, a partir de listas previamente preparadas por los militares, que han ido a buscar a las víctimas a sus domicilios. Numerosos ciudadanos ruandeses que trabajaban como colaboradores de organismos internacionales han sido asesinados. La violencia se ha dirigido también contra los religiosos locales, entre los que ya se cuentan 22 víctimas.

Radio Mil Colinas, inspirada en los sectores hutu más autoritarios, lleva haciendo campaña contra Bélgica desde hace meses, respondiendo a los puntos de vista de la guardia presidencial, contraria a la presencia de cascos azules. No es por tanto extraño que el comandante del contingente belga asegurara ayer que no considera necesaria la presencia de más tropas para asegurar la evacuación de civiles.

Hay calma total en Burundi, donde la población se halla aterrorizada por los acontecimientos de Ruanda y por la desaparición de su presidente, la segunda en medio año. El anterior, Melchior Ndadaye, fue asesinado el 21 de octubre pasado y le sucedió el fallecido Cyprien Ntaryamira.

http://www.elpais.com/articulo/internacional/RUANDA/BURUNDI/CANADa/ESTADOS_UNIDOS/RUANDA/BeLGICA/FRANCIA/ORGANIZACIoN_DE_LAS_NACIONES_UNIDAS_/ONU/GUERRAS_eTNICAS_ENTRE_HUTUS_Y_TUTSIS_/GRANDES_LAGOS_/_aFRICA/elpepiint/19940409elpepiint_16/Tes/

Anuncios

Interhamwe

El Interhamwe era una guerrilla que se formó en Ruanda durante su guerra civil, formada en su mayoría por personas de la etnia hutu. El significado literal de la palabra Interhamwe es “Los que permanecen juntos” o “Los que pelean juntos”. Se formaron originalmente como un grupo paramilitar en apoyo al presidente Habyarimana, a fin de hacer frente al avance de las ofensivas del Frente Patriótico Ruandés (RPF). Posteriormente estas fuerzas, junto con elementos de la Guardia Presidencial, fueron responsables de la muerte de cerca de 800.000 personas en el Genocidio de Ruanda en 1994 en contra de la etnia tutsi y los hutus moderados.

LOS MILICIANOS INTERAHAMWE

Los medios de comunicación han creado una imagen de los milicianos Interahamwe que no corresponde con la realidad vivida en Rwanda. Cuando se habla de ellos se los asocia directamente a los hutu y se los llama “los que matan juntos”. No se habla de sus motivaciones, de sus desesperaciones y de sus imitadores. Simplemente son, en la conciencia internacional, los genocidas de los tutsi y hutu moderados.

Etimológicamente, la palabra Interahamwe viene del verbo “gutera-hamwe” y significa “los que unen sus fuerzas para realizar un trabajo en común”. Pero la manipulación hizo que se entendiera como “los que matan juntos”. Esta palabra fue muy utilizada en la propaganda del gobierno de Habyarimana antes de la guerra para convocar a los rwandeses a trabajar juntos en la construcción del país a través de los trabajos comunitarios llamados “umuganda”.

A priori, ser Interahamwe no significa ser criminal, y mucho menos todo hutu es Interahamwe. Es cierto que la milicia progubernamental se llamó Interahamwe, y es cierto que esta milicia perpetró muchas matanzas tanto en el bando de los hutu como, sobre todo, en el bando de los tutsi. Fue creada a la sombra de quienes creían que las acciones del ejército para expulsar a los invasores eran insuficientes y aprovecharon la carga social del término Interahamwe para contrarrestar la fuerza de los Inkotanyi (combatientes intrépidos). Los milicianos se convirtieron en auténticos garantes de la seguridad del pueblo en ausencia de los soldados y gendarmes que estaban en los frentes (el mismo Kagame, en sus primeros años al poder, creó un cuerpo con la misma filosofía, el “Local defense” para defender a los civiles).

Los creadores de la milicia Interahamwe estaban convencidos de que el gobierno de Habyarimana no hacía nada contra los cómplices de los guerrilleros (ibyitso), muchos de ellos tutsi. Está confirmado que los milicianos elaboraron listas clandestinas de hutu y tutsi colaboradores de los Inkotanyi, y a muchos de ellos los asesinaron en cuanto tuvieron las vías libres. Hay que tener en cuenta que con la desaparición de los altos mandos del ejército junto al presidente en el atentado, los soldados perdieron la motivación para combatir a los rebeldes y empezaron a huir del frente y a desobedecer las órdenes de sus superiores. Los únicos motivados para combatir a los rebeldes, incluso sin experiencia militar, fueron los Interahamwe.

Temidos por los militares del gobierno, odiados y perseguidos por los Inkotanyi de Kagame, los milicianos se convirtieron en auténticos protectores de los civiles desorientados. De hecho, en los días previos a la victoria de Kagame el país se quedó completamente en manos de ellos. Aprendieron con prisa los métodos de los guerrilleros y sembraron el mismo terror que infundía el Frente Patriótico Rwandés a su paso. Los choques más violentos que recuerdan los rebeldes de Kagame no fueron precisamente a su encuentro con el ejército traicionado por sus mandos que negociaban con el Frente la rendición, sino con los milicianos que se consideraban capaces de ganar la victoria. En algunas zonas, los milicianos se enfrentaban al mismo tiempo al ejército gubernamental y a los invasores de Kagame. La guerra se saldó con muchos muertos, civiles, militares, milicianos y guerrilleros. Después de la victoria de éstos últimos en julio de 1994, moralmente no era aceptable por nadie que una victoria hubiera costado tantas vidas humanas. Había que explicar el porqué de tanta violencia. El ejército de Habyarimana tenía derecho a defender las instituciones gubernamentales, y en general no cometió asesinatos masivos de los civiles. Los guerrilleros de Kagame justificaban sus actos con la victoria militar. Sabían que nadie cuestiona a los vencedores, al menos en los primeros años. Para mantener su legitimidad moral en la guerra y limpiar la sangre fresca de sus manos, en connivencia con la comunidad internacional ansiosa de tapar su responsabilidad en el conflicto se construyó y se vendió a los medios de comunicación una nueva clase de los malos, los Interahamwe, a quienes responsabilizaron todos los crímenes cometidos en la guerra. Kagame se quedó como auténtico liberador a los ojos de la comunidad internacional. Fue nombrado “hombre fuerte de Kigali” por la prensa internacional y el pueblo rwandés asumió su grandeza y le rindió honores sin hacerse muchas preguntas. Así, los asesinatos de los Inkotamyi fueron purificados, y ellos mismos se convirtieron en víctima de la violencia de los hutu. Los líderes internacionales dieron por buena y justa la victoria de Kagame, en lugar de llevarle a los tribunales internacionales le dieron el pésame mundial. Así comenzó la nueva historia de Rwanda, con las víctimas convertidos en genocidas.

No hay que olvidar que fue Kagame quien invadió su país y provocó, desde el principio, muchas matanzas de los civiles. Comos sus guerrilleros eran mayoritariamente tutsi y no tenían piedad para con los hutu del norte, el miedo y el odio contra los tutsi fueron naciendo en el interior de los hutu, alimentándose de los discursos y canciones de hutu radicales. Las persecuciones de los hutu burundeses por parte del ejército tutsi no hacían que aumentar este resentimiento. La sed de venganza no tardó en extenderse incluso en los corazones más puros de los campesinos. Cuando nacieron los milicianos, el daño social ya era grande. Con la desafortunada agitación de Radio de Mil Colinas se culminó uno de los planes más abominables de la historia de la humanidad. Esta Radio que nació para contestar a los ataques y las manipulaciones de Radio Muhabura (la radio de los invasores) se ganó la denominación de Radio asesina, lavando la cara, una vez más, a Radio Muhabura que no es menos culpable en la exaltación de los asesinatos de los hutus que previamente llamaba enemigos de la paz (abanzi b’amahoro). Con la culpabilización de los Interahamwe Kagame se convirtió en liberador frente a Habyarimana que se quedó como asesino, por tanto, justificable su asesinato. El Frente Patriótico Rwandés salió del conflicto como un ejército disciplinado sin manchas de sangre frente a los asesinatos de los milicianos. El ejército gubernamental se quedó en el olvido, igual que Radio Muhabura. Si no fuera porque este ejército expulsado del territorio rwandés intentó varias veces volver a su patria desde Congo, hoy ya nadie hablaría de ellos. De hecho el Tribunal Internacional para Rwanda sólo juzga los actos cometidos por los milicianos y los antiguos militares que previamente convierten en padrinos de los milicianos. Kagame, al pedir la creación de este tribunal, limitó estratégicamente sus competencias en el tiempo (del 01 de enero al 31 de diciembre de 1994), justo el tiempo de la defenestración de sus adversarios. Difícilmente se entiende la elección de estos plazos. En los tres primeros meses de 1994 había un cese de combates en virtud de los acuerdos de Arusha y de la observación de los militares de la ONU. A partir de agosto 1994, es el Frente quien controlaba todo el país, por lo que difícilmente los milicianos hubieran podido seguir cometiendo sus asesinatos selectivos. Además la mayoría de ellos ya estaban refugiados en la selva congoleña. Sin embargo, testigos oculares afirman que los asesinatos masivos de los hutu siguieron después de la victoria de los tutsi hasta finales de 2007.

 

 

 

Mayor Waldemar Fontes

Nairobi
22 de junio de 1994
miércoles
FUNERAL DEL MAYOR SOSA
El lunes pasado fue la ceremonia en honor del fallecido Mayor Sosa. El acto se llevó a cabo en la casa mortuoria Lee Funeral House y contó con la presencia de representantes de todos los contingentes con los miembros que se encuentran en Nairobi en este momento. Los contingentes formaron en dos filas a un lado del patio y al otro, en dos filas, formó nuestro contingente, completo, pues los que estaban en Kigali, también están aquí. El Teniente Coronel Ilya, de Nigeria, pronunció un discurso en representación del Jefe de los Observadores, que en este momento está en Kigali. Destacó el heroísmo del Mayor Sosa y realzó el hecho de que su forma de liderar, yendo al frente de sus hombres, era lo que lo había llevado a la muerte. Luego el Comandante Purtscher en representación de nuestro país, dijo unas palabras en donde enumeró los hechos principales de la vida del Mayor Sosa y rogó porque su espíritu descanse en paz.
Al final un sacerdote dijo unas palabras y entonó un salmo que fue coreado por los presentes. Bendijo luego el féretro y saludó militarmente junto con nosotros para despedirlo. Fue una ceremonia sencilla pero muy emotiva, de la cual todos salimos con mucha tristeza y con un nudo en la garganta. En el viaje de vuelta al hotel, nadie habló nada. Durante el día martes, se hicieron los trámites para embarcar el cuerpo, y la noche, escoltado por el Mayor G. Costa, el cuerpo partió hacia Montevideo a donde llegará el día jueves. Ayer estuvimos ordenando las cosas que había dejado el Mayor Sosa aquí en Nairobi, para enviarlas de vuelta a su familia y encontramos una tarjeta de sus hijos en la que decía: NO DEFRAUDES A QUIENES TE QUIEREN. -Para sus hijos, sus familiares y camaradas, queden tranquilos, que el Mayor Sosa no defraudó a nadie. Entregó su vida en pos de una causa noble y murió como todo militar desea morir, de frente, y dando el pecho a las balas…  

BALANCE DE LOS EFECTIVOS EN LA MISION
En este momento, el contingente uruguayo ha quedado reducido a 9 hombres, de los 25 que fuimos, y son los siguientes:


Tte. Cnel. Wile PURTSCHER
Tte.
Cnel. Luis MEYER
Mayor Gerardo COSTA
Mayor Gerardo CURBELO
Capitán Waldemar FONTES
Capitán Roberto BERRUTTI
Capitán Tulio FELICI
Capitán Ronal GARCIA
Cap. (AV) Eduardo KEUTCHAKARIAN

A la vez, de estos 9, el Comandante Purtscher y los Capitanes Felici y García, tienen una licencia y van a viajar, García y Purtscher a Montevideo, y Felici a Italia, por lo tanto, en Nairobi, a órdenes de UNAMIR quedaríamos sólo 5 hombres.

LA INTERVENCION DE FRANCIA
Con respecto a la situación en Rwanda, las cosas siguen muy complicadas. Desde ayer estamos aguardando a que el Consejo de Seguridad de la ONU, autorice la intervención de Francia, para que ésta actúe bajo su mandato, aunque sin usar la boina azul. Esta resolución, condicionará todo el futuro de la misión. El RPF se opone a esta intervención y ha declarado que tratará de evitarla por todos los medios. Por lo pronto, ha clausurado el aeropuerto, bloqueando la pista e incluso ha restringido la circulación por las zonas en su poder. En estos momentos nadie puede entrar en Rwanda, todas las rutas están bloqueadas. Las tropas de UNAMIR que aún están allá corren el riesgo de convertirse en rehenes… Aquí en Nairobi, se dio orden de que todos los Observadores de países de habla francesa salgan de Rwanda y la sustitución de los mismos por neutrales. Se habla de que la Brigada Franco-Germana de la Comunidad Europea, estaría en condiciones de ser desplegada de inmediato en lo que sería su bautismo de fuego, en un momento propicio para usarlo propagandísticamente por la Unión Europea. Pero eso es solo un rumor. Francia si realmente interviene, lo haría con 2.000 hombres, apoyados por 700 hombres de Senegal que es el único país africano que apoya abiertamente esta participación francesa. Italia y España, también podrían apoyar, pero la mayoría de los países del mundo, y sobretodo los africanos, están renuentes a aceptarla. Militarmente podría ser muy fácil para Francia derrotar al RPF, pero éste no debería ser su objetivo. El objetivo de esta intervención, debe ser proteger a los civiles inocentes que aún están en las áreas tomadas por uno u otro bando, y eso tal vez sea más difícil, porque puede producirse algo similar a lo que pasó en Somalia con la intervención de Estados Unidos. Según un análisis militar que salió hoy en la prensa, la intervención francesa no cometería este mismo error, pues los Estados Unidos se emplearon en lugares fijos, aislados y allí fueron rodeados e inmovilizados, mientras que la maniobra de Francia será la de salir a buscar el contacto.  

REPERCUSIONES DE LA INTERVENCION DE FRANCIA
En Montevideo, los designados para relevar, han postergado la salida, por tiempo indeterminado y nadie sabe incluso si vendrán. Aquí se habla de que si se complica la actuación de Francia en Rwanda, UNAMIR sería desplazada tal vez hacia Uganda, hasta que en un plazo estimado de tres meses los franceses normalicen la situación… Hoy en la prensa, se mencionaba el hecho de que guerrillas del gobierno, estaban dando golpes de mano en zonas conquistadas por el RPF. En Kibungo, cerca de la frontera con Tanzania, mataron a 10 soldados con una trampa cazabobo. Esto puede traer graves consecuencias, porque aunque el RPF derrote a las fuerzas del gobierno en esta semana, y no se produjera ninguna intervención extranjera, deberá enfrentar el problema de una guerrilla, que en un terreno montañoso como aquel puede ser muy difícil de derrotar.  

Nairobi
24 de junio de 1994
viernes
SE INICIÓ LA OPERACION TURQUESA
Comienzo las anotaciones de hoy con una muy importante noticia: Ayer jueves 23 de junio, se inició la intervención de Francia en Rwanda bajo el nombre de Operación Turquesa. Actúan con el aval de NN.UU. pero no usan la boina azul.  

RELATOS DEL CAPITAN GARCIA
En estos días estuve hablando con Felici y con García acerca de lo que han vivido en este mes en Kigali, escuchando sus cuentos, sus comentarios, sus temores. El Capitán R. García me contaba que él estaba encargado de escoltar a los periodistas a los diferentes lugares y por lo tanto pudo ver e incluso filmar, muchas cosas. Le pregunté concretamente sobre los hechos que terminaron con la muerte del Mayor Sosa, y me contó lo siguiente: El Mayor Sosa, recibió una orden de reconocer la ruta de Kigali a Gisenyi, pasando por Ruhengeri. Esa misma misión, le había sido asignada a su equipo unos días antes, pero ellos habían decidido no cumplirla, pues había informes de que sobre esa ruta, al norte de Kigali, sobre la zona de un pueblo llamado Base, estaban combatiendo, y se sabía que el RPF había tomado varias partes de la ruta, en un intento de aislar Kigali de su eje de abastecimiento a través de la rica zona agrícola de Ruhengeri, y además el acceso a la frontera con Zaire. Cuando el Cap. García se enteró de que el Mayor Sosa tenía esa misión, le advirtió que era muy peligrosa, y que él no había ido antes por las razones que expliqué. A la vez le recordó que había otra ruta para ir hasta Ruhengeri, a través de Gitarama, que aunque era más larga, era segura. El Mayor Sosa, le pidió que no le hablara más, pues le dijo que había recibido la orden de ir por esa ruta, e iba a dar cumplimiento a la orden. Le pidió que no le hablara más, porque ya estaba bastante asustado, y si le seguían hablando iba a ser peor, y decidió ir igual. El Mayor G. Costa, que también estaba allí, trató a su vez de que Sosa desistiera de usar ese camino, pero como éste insistiera, él decidió acompañarlo, en otro vehículo. El Comandante Purtscher, estaba cerca de ellos, y como último recurso, el Cap. García le comunicó sobre la peligrosa misión que iba a realizar el Mayor Sosa, para ver si éste lo persuadía de no ir, o si le daba la orden de no ir, pero el Comandante, lo dejó hacer, y finalmente la misión salió. El Cap. García se quedó a la escucha en la radio, como lo hacían cada vez que algún uruguayo salía a misiones peligrosas y fue monitoreando todo el movimiento. Hasta unos 10 Km de Kigali, estaban los puestos de control de las Fuerzas del Gobierno, y después venía una tierra de nadie. A unos 20 Km de Kigali, por la ruta hacia Ruhengeri, se recibió una comunicación del Mayor G. Costa avisando que había ocurrido un accidente. A los pocos minutos, una nueva comunicación confirmó el accidente, e informó que el Mayor Sosa había sido herido y que necesitaban un médico. El Cap. García le avisó al Comandante Purtscher y al médico del Batallón Ghana. Enseguida se produjo un revuelo, y se pudo conseguir un transporte blindado de personal (APC por sus iniciales en inglés) , que había en cuartel de UNAMIR y una ambulancia. El Cap. García se hizo cargo de dirigir el movimiento y junto con un Observador ruso y algunos otros observadores más se embarcaron en el vehículo y salieron rumbo al lugar del accidente. El APC salió primero, y después lo hizo la ambulancia. Debieron pasar por unos 20 puestos de control de las Fuerzas del Gobierno y en todos debieron explicar a donde y porque iban. En un puesto de control, recibieron un intenso fuego, tal vez proveniente de las líneas enemigas, y tuvieron que refugiarse en el interior del vehículo hasta que éste cesó. En el último puesto de control, el APC se apagó y no arrancaba, luego la ambulancia pinchó. Todo se les iba dando en contra, pero al fin lograron llegar. Allí se encontraron con el Mayor Costa asistiendo al Mayor Sosa, y a los soldados del RPF que preguntaban por qué estaban todos allí. Me explicaba el Cap. García, que el RPF batió el vehículo con una granada de fusil y no con un lanzacohetes como se había dicho en un principio. La granada pegó contra el parabrisas, a la altura del tablero y le dio de lleno en la cara y el pecho al Mayor Sosa. Cuenta García que el Mayor estaba irreconocible, con la cara destrozada, además de tener esquirlas por todo el cuerpo. A su vez, el Mayor de Bangladesh que lo acompañaba, también había recibido varias heridas pero no de tanta entidad. Por lo que dice García, aunque el Mayor Sosa hubiera recibido atención médica inmediata, no hubiera sobrevivido, pues las heridas fueron muy graves. Cambiando de tema, contaba también García acerca de que fue a Gitarama, antes de que cayera en manos del RPF. Kigali estaba siendo cercada, y miles de personas huían de allí hacia Gitarama. Días después, volvió a ir a Gitarama, cuando ya había caído en poder del RPF, y encontró la ciudad desolada, los soldados del RPF habían matado hasta los perros que encontraron a su paso, y destrozaron además todo el centro de la ciudad.

  Misión de Paz de ONU en Rwanda – año 1994
Diario de Anotaciones Personales

® Autor: MayorWaldemar Fontes

Email: wfontes@adinet.com.uy

 


CONVIVENCIA
La convivencia dentro del contingente fue un tema que debería ser considerado en un libro aparte. Creo el resultado final no fue malo, pues nunca vi excesos como podría ser una pelea o cosas así, pero hubo si cantidad de pequeños roces propios de estar viviendo juntos día tras día.
Este tema debe ser muy tenido en cuenta cuando se decide ir a una misión. Hay que pensar que se debe convivir con personas que piensan diferente a nosotros, que hay que cocinarse su propia comida, lavarse la ropa, o en el mejor de los casos ponerse de acuerdo para contratar a alguien que haga estas tareas, pero aún así a veces es difícil lograr este acuerdo.
En nuestro caso, el contingente funcionó como tal, centralizándose las órdenes a través de los mandos naturales. Esto fue posible por el reducido tamaño de Rwanda, que permitía que viviéramos todos en una sola casa en Kigali, y que los que estaban en el interior pudieran venir a Kigali casi todas las semanas.
Esta centralización favorece el espíritu de cuerpo y permite que se apoyen unos a otros, pero también produce esos roces de que hablaba, por el hecho de estar todos los días en contacto.
De todas maneras, creo que es más soportable enojarse con un camarada de nuestra propia nacionalidad, con quien podemos compartir más cosas, que tener que vivir permanentemente con personas de otra nacionalidad.
Con los de otros países uno se puede relacionar fácilmente e incluso hacer una buena amistad, pero las costumbres son siempre diferentes y vivir permanente así es muy difícil.
 
EL PROBLEMA DEL IDIOMA
Es este uno de los más graves problemas a los que se deben enfrentar todos los militares uruguayos cuando salen en misión.
El conocimiento del idioma inglés es fundamental para poder desenvolverse con éxito en el medio en donde nos toque actuar.
Muchas veces, por no tener fluidez en las conversaciones quedamos relegados en la asignación de tareas, o no podemos reclamar ante una injusticia.
El problema más grave que tenemos es que en Uruguay es muy difícil practicar el inglés hablado en la forma común.
Hay que tener en cuenta que el observador debe actuar en forma independiente, y por esa razón, recibe órdenes directas de los Comandantes de la misión y debe producir informes tanto hablados como escritos de lo que observa.
Muchas veces estos informes son dados en forma de conferencia y el público asistente hace preguntas, por lo que si no se está en condiciones, se debe delegar la función en alguien que hable buen inglés con el descrédito que se obtiene en lo personal y sobretodo para el país.
Es importante también conocer otros idiomas, principalmente francés, italiano y portugués. El dominio de estos idiomas es más sencillo para nosotros por ser lenguas latinas. Ese conocimiento nos pone en gran ventaja con la gente de otras lenguas, y puede en cierta forma superar las deficiencias en inglés, pero nunca estos idiomas sustituyen al dominio fluido del inglés que es la lengua universal que permite comunicarse en cualquier parte del mundo.
 
REPRESENTACION DIPLOMATICA
Nuestro país por ser pequeño no tiene embajadas ni consulados en la mayor parte de los lugares a donde se envían estas misiones. Eso nos pone en desventaja en caso de que tengamos un problema legal en alguno de estos países.
Por lo general las misiones diplomáticas que están en el área tienen representatividad en países como Rwanda y es conveniente saber siempre donde está nuestra embajada más próxima, pues está allí para ayudar a resolver los problemas que pudiéramos tener.
Como comentario, creo que podría ser conveniente que nuestro país designara un Cónsul Honorario en cada uno de los lugares en donde se envían efectivos militares, así sean solo observadores.
El tener un cónsul, facilita las relaciones para los militares que están en la misión y además proporciona al país una oportunidad de establecer nuevos vínculos comerciales.
Esto que digo no es una cosa que se me ha ocurrido a mí, sino que es una realidad que percibí viendo lo que hacían otros países, como por ejemplo Brasil, quien a través de su Cónsul en Rwanda, mantenía relaciones comerciales en el área.
 
EL MANTENIMIENTO DEL BUEN FISICO
El observador actúa independientemente y por lo tanto no está sujeto a actividades programadas. Eso apareja el riesgo de descuidar el estado físico, y que en un momento extremo, en que se requiera estar en las mejores condiciones, no se pueda rendir.
El hacer gimnasia o deportes es una buena terapia para combatir el stress de la soledad, y el cansar el cuerpo nos permite dormir en paz a la noche.
Hay que tratar de mantener una autodisciplina en esto, pues sino uno cambia los horarios, pasándose las noches en vela, permitiendo a nuestra cabeza pensar demasiado, lo que puede hacernos caer en depresiones.
Es muy importante estar siempre en alguna actividad que nos mantenga ocupados la mayor parte del tiempo posible.
Es peligroso ampararse en la bebida. El alcohol a veces ayuda a pasar más alegremente esos momentos de esparcimiento que siempre hay, pero puede también ser la causa de accidentes en el caso de que tengamos algún vehículo, o distender demasiado, llevándonos a caer en tentaciones peligrosas que pueden acarrear consecuencias para la salud.
Las comidas también deben ser tenidas en cuenta. Una mala alimentación puede debilitarnos. Al estar débiles podemos contraer enfermedades, y estando solos en lugares con pocas facilidades higiénicas no es nada agradable enfermarse.
Pienso que el hecho de mantenerse fuertes sicológicamente, ayuda a mantenernos saludables. Si uno piensa que no debe enfermarse, y además cumple con las mínimas precauciones de higiene, cuidándose del frío, del calor excesivo y en las comidas, pasa sin problemas toda la misión.
Con respecto a la malaria, según consejos de gente que vivía allí desde hace años, no era necesario tomar ninguna medicación preventiva. La forma de prevenirla es evitando la picadura de los mosquitos, usando repelentes, etc.
 
EL RIESGO DE LAS MISIONES DE PAZ
Esto debe ser especialmente tenido en cuenta por quien se ofrece voluntario para una misión. El riesgo es real y siempre existe, aún en las misiones aparentemente tranquilas. Hay que pensar que si el lugar fuera apacible, no habría razón para que una misión de Naciones Unidas estuviera allí.
Uno va a la misión en carácter de voluntario y en cualquier momento puede volverse sin que nadie le recrimine nada, pero hay que tener en cuenta que allí uno está representando al país, y todas las cosas que hagamos forman, más que la imagen de un individuo, la imagen del país.
Hay que tener en cuenta que una vez que Naciones Unidas se instala en un lugar, no está dispuesta a abandonar ese lugar por más que estalle una guerra. Tal vez se reduzcan los efectivos o se reestructure el despliegue, pero se mantendrá siempre un núcleo básico. La comprobación de esto fue la misión en Rwanda, y si quedan dudas se lo puede confirmar en la misión en Yugoslavia.
La presencia de Naciones Unidas en un país responde no sólo a intereses diplomáticos, sino que hay también muchos intereses políticos, comerciales y económicos que presionan para que la misión permanezca.
A pesar de que existe esta situación de riesgo, tampoco uno debe vivir pensando en ella. Mientras se esté en la misión hay que tratar de pasar de la mejor manera posible, cumplir con lo que corresponde y dar lo mejor de uno mismo, pero sin olvidarse que nuestro país está allí como neutral y por lo tanto en un conflicto que nos es ajeno.
 
LA FAMILIA
El apoyo de la familia es fundamental. Si la familia presenta problemas cuando se está lejos, uno empieza a bajar el rendimiento y termina por pedir el reintegro.
Tienen que saber que vamos a un lugar peligroso, que los noticieros estarán pasando noticias atroces y mostrando las escenas más horribles de los lugares en donde haya problemas. Nuestra familia debe estar preparada para enfrentar los riesgos junto con nosotros.
 
EL MIEDO
El estar todo el día expuesto al peligro lo torna a uno un poco inconsciente y a veces se hacen cosas que en otras circunstancias no se harían.
Varias veces sentí miedo en este tiempo, pero si uno vive con temor se debilita sicológicamente y se enferma.
En los momentos más difíciles, cuando realmente se está en peligro, la preocupación principal es sobrevivir y salir del trance y entonces, sin darse cuenta, uno deja de lado los temores y hace lo que tiene que hacer.
Si es el momento de que nos pase algo, ese algo seguramente nos pasará sin que lo puédamos evitar.
Aún estando en la guerra no todos los momentos son de real riesgo. A veces hay circunstancias violentísimas que se desarrollan a pocos metros de nosotros y nos enteramos luego que todo pasó.
 
SELECCIONAR LAS COMPAÑÍAS
Recuerdo un comentario del Mayor Meissner, de Austria, acerca de un consejo de su abuelo que había combatido en la Segunda Guerra Mundial.
El abuelo le decía: -Cuando veas a un camarada que manifiesta en exceso sus temores, aléjate de él, pues esta actitud es como un imán para atraer las balas enemigas…
En estas misiones uno está solo, y necesita acercarse a alguien. Se debe ser cuidadoso al seleccionar los compañeros en estos casos. Hay gente que tiende a ser depresiva, otros que son demasiado nostalgiosos…
Cualquier actitud negativa influye en los demás como un contagio. Si uno quiere mantenerse con una moral elevada, debe acercarse a los camaradas que piensan y actúan en forma positiva.
 
UNA PRUEBA
Cuando estaba en Mulindi, a pocos de días de haber vuelto a Rwanda, por casualidad, leí en un almanaque católico que un camarada había colgado en la pared, un mensaje que me llamó la atención
El mensaje decía lo siguiente:
 
“Fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación, la salida, para que podáis soportar.
1 Corintios 10: 13
La Prueba
: una pedagogía
La palabra de Dios distingue dos categorías de pruebas: la prueba de la fe, formadora de nuestras almas calificada como “mucho más preciosa que el oro” perecedero (1 Pedro 1: 7), y las pruebas disciplinarias que nos son mandadas para hacernos participar de la santidad de Dios (Hebreos 12:10). En este ultimo caso, Dios obra como un padre para con sus hijos. Con amor él corrige lo que no es para su gloria en nuestra vida y nuestro comportamiento, y nos detiene en un camino peligroso.
En consecuencia, las dificultades que encontramos en nuestro camino, cuando nos dejamos dirigir por la palabra de Dios, no prueban que estemos en una vía equivocada. Seguramente es la voluntad de Dios que encontremos la tempestad, pero no forzosamente para detenernos o apartarnos.
Por otra parte, una vez comprometida, la verdadera fe no da nunca marcha atrás. En ocasión de la travesía del mar de Genesaret, relatada en el evangelio de Juan, los discípulos no eran responsables del viento que les era contrario, pero debían obedecer y atravesar el mar como el Señor les había pedido. La proa de nuestro navío siempre debe estar orientada en la dirección prescrita por el Señor, por más poderosas que sean las olas que se deban enfrentar.
¡No perdamos el ánimo! La prueba que Dios permite está perfectamente dosificada por su sabiduría y medida por su amor. Seremos liberados cuando ella haya producido sus felices frutos. Nunca excederá nuestras fuerzas ni se prolongará una vez alcanzado el resultado.”
 
Leer este mensaje en un momento de incertidumbre, luego de haber pasado por las terribles circunstancias que habíamos vivido, fue reconfortante. Me hizo pensar, y me di cuenta de que realmente habíamos pasado por una prueba que nos llevó hasta el límite obligándonos a tomar una decisión muy difícil y ahora escribiendo estas conclusiones, en la paz de nuestro país, me doy cuenta de cuan cierto es lo que allí dice.
Cuando la muerte del Mayor Sosa, vivimos el momento de máxima crisis. Sentimos el temor adentro nuestro, el dolor de su muerte, la presión de nuestros familiares, y la incertidumbre de no saber que pasaría con nosotros. En ese momento quien estaba en duda entre permanecer en la misión o volver, decidió volver a la patria.
Los que decidimos permanecer, quedamos con la duda de sí habíamos hecho bien o no, y luego, los acontecimientos nos favorecieron, la situación mejoró y pudimos culminar la misión con éxito.
Si bien para nosotros esta decisión fue una prueba, también lo fue para los que regresaron.
Cada uno vivió estas circunstancias de un modo distinto, y estoy seguro que para todos fue una experiencia enriquecedora, que nos permitirá en el futuro ver las cosas de diferente manera.

   Misión de Paz de ONU en Rwanda – año 1994
Diario de Anotaciones Personales

® Autor: MayorWaldemar Fontes

Email: wfontes@adinet.com.uy

 

Los Crimenes -Genocidio en la Selva

Ruanda es una nación predominantemente cristiana donde tres de cada cuatro personas se dice Católico después de 100 años de exposición intensa a misioneros blancos. En 1994, el país se convirtió en un cementerio enorme. En 100 días, 800,000 hombres y mujeres, bebés y ancianos fueron masacrados ya que bandas merodeadoras de la milicia Hutu cazaron y mataron a cada miembro de la minoría Tutsi que podrían encontrar. 

En Nyange, la parroquia de Seromba, miles de Tutsi escaparon refugiándose a la iglesia donde Seromba, había sido el sacerdote durante aproximadamente seis meses. En cambio, fueron matados.

Los testigos dijeron que Seromba, un Hutu, formaba parte de la campaña para exterminar a los Tutsi en un grado extremo. Él urgió a la milicia para que atacara la iglesia y, en un punto culminante de horror inimaginable, ordenó que pasara la aplanadora aplastando a los que estaban adentro.

Anastase Kinamubanzi, uno de los conductores de la excavadora, retrocedió ante la demolición de “la casa del Dios. ” Pero Seromba le dijo: ” hay muchos de Cristianos en tierras extranjeras. Esta iglesia será reconstruida en tres días “. Se sita a testigos que dijeron que se les pagó a los conductores y vecinos para enterrar los cuerpos. Entre 2,000 y 2,500 fueron matados.

Hoy, un montón de escombros con malezas, mezclados con fardos de trapos que una vez fueron gente, y cuatro severas cruces de madera son todo lo que queda de la iglesia en Nyange. Una cercana planicie de hierbas exuberantes cubre una tumba masiva. Los ataques sobre los Tutsi en el área Nyange comenzaron el 8 de abril. Dos días antes, el Presidente Juvenal Habyarimana fue matado en un misterioso accidente de avión cerca de Kigali, la capital. Su muerte fue atribuida a  la minoría Tutsi, considerada como El enemigo. Esto desencadeno una ola de matanzas y, como paso en todas partes, los Tutsi en el área de Seromba escaparon de sus casas.

Seromba, acompañado por Grégoire Ndaimana, el burgomaestro o alcalde, y un grupo de concejales y oficiales de policía, recorrieron los pueblos, urgiendo a la gente a juntarse en la iglesia para su propia protección.

El sacerdote era una presencia tranquilizadora en un mundo cada vez más espantoso. Pero él estaba comprometido en un engaño cruel. Seromba y el burgomaestro presidían las sesiones diarias “de un comité de seguridad especial” cuyo objetivo, según un policía participante, era “la exterminación de los Tutsi” congregados en la iglesia.

Luego, cientos de personas se habían congregado en la iglesia y el atrio por seguridad. Pero muchos militares Hutu, convergían sobre ellos también. Muchos Tutsi se habían armado con piedras y sus propias armas tradicionales.

Unos se ocultaban en el presbiterio, un edificio de dos pisos cerca de donde Seromba tenía sus cuarteles. A Seromba no le gustaba que ellos estuvieran allí y los había expulsado. Según Papias Hategekimana, su cocinero, él dijo a un miliciano Hutu que había venido para pedir permiso de dejarlos matar a los Tutsi: ” espere, le diré cuando llegue el momento.”

Cuando entró en la iglesia el domingo, 10 de abril, Virginie Mukabarinda, que tenía 20 años, fue golpeada por el sonido patético ” de niños que gritan de hambre y falta de aire. ” Ella tenía una hija y una bebé y no había nada para comer. Se oyó a Seromba decir que los Tutsi deberían ser dejados en la iglesia para morir de hambre.

El martes, Bertin Ndakubana, un criador de ganado y ahora concejal local, entro con su familia y encontró a Seromba allí. Oyó a alguien pedir al sacerdote que rezara por ellos. ¿” El Dios del los Tutsi esta aún vivo? ” Contesto Seromba.

Alguien más le dijo, ¿ “A usted no le conciernen estos niños que contaminan el altar? ¿No podía Ud. asignar algunos cuartos en vez de la iglesia?” Ndakubana recordó. ” Seromba contestó: ` Ud. puede ir y c—sobre el altar si quiere, porque no celebraré misa sobre él nunca más ‘ ”

Al día siguiente, el 13 de abril, los guardias civiles confiscaron los cuchillos, machetes y hachas de los Tutsi, dejándolos casi indefensos excepto por piedras. Charles Kagenza, miembro del Movimiento de Renovación Carismático local, comenzó a organizar rezos. Fue en este punto que Seromba se llevó los cálices, tazas de comunión y vestiduras clericales. Kagenza lo pidió dejar el monstrance y la Eucaristía para que ellos pudieran sostener un servicio. Seromba dijo que el edificio no funcionaba más como una iglesia.

La decisión de matar a los Tutsi fue tomada aquella tarde. Según Adrien Niyyitegeka, un oficial de policía que asistió a la reunión, Seromba lo aprobó. Ndaimana, el burgomaestro, fue a Kibuye, la ciudad grande más cercana, a buscar municiones y la gasolina para quemarlos si esto fuera necesario.

La iglesia fue atacada según lo programado al día siguiente. Los refugiados, aunque débiles por el hambre y la sed, se las arreglaron para defenderse al principio y rechazaron a los atacantes con piedras.

Se llamó a otra reunión de alto nivel en la que Seromba acordó  usar su influencia para persuadir a los refugiados de dejar la iglesia. Al mismo tiempo, los refuerzos fueron convocados con tambores.

Al día siguiente la mayoría de los militantes Hutu, llevando plumas y hojas de plátano, y cantando, soplando silbatos y batiendo tambores rodearon la iglesia. Seromba trató de persuadir a la gente de marcharse. La matanza comenzó una hora después. Seromba fue visto disparando a la muchedumbre con su arma.

” Ellos mataron usando machetes, granadas de mano, revólveres, lanzas y flechas. Fue horroroso, ” dijo Ndakubana. ” Los niños gritaban, las mujeres lloraban, los hombres gemían. Alguna gente intentó salir de la iglesia, pero fueron atrapados y matados inmediatamente, mientras otros entraban corriendo a la iglesia para salir del atrio. Alguna gente hasta fue a los cuartos de los sacerdotes, aunque nadie que se ocultó allí haya sido perseguido fuera otra vez por los sacerdotes. ” Otro testigo describió a Seromba sobre una plataforma de pie sobre el balcón del presbiterio con otros sacerdotes, mirando la matanza ” como si miraran una buena película.”

El safari de Jean-Bosco, 33, un funcionario civil  cuya esposa fue matada, se ocultaba en la cocina del presbiterio con otros. Cuando fueron descubiertos, Seromba les dijo que él aseguraría su seguridad.

Luego dijo, Safari  los guardias civiles vinieron, alinearon los que todavía se ocultaban en el atrio y les dispararon. ” Ellos continuaron matando hasta la tarde. El ruido era indescriptible, los gritos, el sonido aterrador de las explosiones de granadas.

Era como una escena del infierno con el diablo vestido como un sacerdote aquella tarde. Una joven pidió Que Seromba la salvara. Él contestó. ‘ Piérdete, cucaracha). ‘ ” Virginie y Alexis Mukabarinda también se ocultaban en la cocina con su bebé Apollonia. Ellos habían dejado a su hija mayor y al padre de Virginie en la iglesia, donde más tarde murieron.

Con miedo de que Apollonia llorara y los descubriera, Virginie se ocultó en un armario usado para almacenar la fruta. Alexis y otros en la cocina goteaban  sangre de sus heridas cuando Seromba entró.

Seromba les dijo que dieran el ejemplo y fuesen los primeros en marcharse. No les dieron ninguna opción, dijo Virginie, y salieron en tropel. Fue la última vez que ella vio a su marido. Seromba creyó que todos habían salido y fue al fregadero a lavar sus manos.

” Mi corazón estaba en mi boca, ” dijo Virginie. ” Recé  a Dios de que no dejara a  A Apollonia estornudar y le di  mi pecho para chupar. Dios concedió mi rezo. ” Cuando estaba escondida ella oyó a  Seromba hablando consigo mismo en el fregadero, inconsciente que estaba siendo espiado. Él decía en voz alta: ” mi Dios, perdóneme. No puedo hacer nada más. Ellos tienen que morir. La Guerra es una cosa terrible.”

Seromba trajo adentro a dos muchachas Hutu para fregar la sangre. Una era Epiphanie. Hambrienta y esperando encontrar alguna fruta en el armario, ella abrió la puerta y encontró A Virginie agachada dentro con su bebé.

” Nunca nos desharemos de los luchadores Tutsi, ” exclamó. ” Son demasiado mañosos. ¿Cómo aquella mujer podría estar en el armario? ” Ella ordenó A Virginie que saliera y criticó a Seromba por tener personal Tutsi. Pero él le dijo que no se molestarse por Virginie. ¿” Por qué no la entrega a la gente quien tratará con ella? ”

 A Virginie la dejaron ir pero su tragedia no había terminado. Después de esconderse en los campos de batata y mandioca durante dos días ella se arriesgó a ponerse en contacto con François Muemezi, un vecino Hutu, y reclamar su ayuda.

Él pareció compadecerse de ella y acordó escoltar a ella y Apollonia a través del Río Nyabarongo hacia la seguridad. ” Cuando llegamos cerca del río, François agarró A Apollonia y la ahogó. Yo me senté y no podía moverme.”

Aquella tarde, Seromba y el burgomaestro presidieron una reunión para decidir ” una estrategia final de exterminación ” de los Tutsi. A las 10 de la mañana al día siguiente, el 16 de abril, después de ataques más abortivos, dieron la orden de destruir la iglesia.

Pidieron nuevamente las dos excavadoras que ya habían sido usadas para enterrar los cadáveres esparcidos en el área. Simultáneamente irrumpieron en los lados izquierdo y derecho de la iglesia. Las paredes se hundieron sobre la gente y la milicia se precipitó adentro, cortando y apuñalando al azar. Pero el campanario todavía estaba de pie.

Carlos Kagenza había subido a él para salvarse y, apoyado por un tablón, miraba el horror que se desplegaba debajo de él. ” La iglesia fue completamente destruida entre las 2 y las 3 de la tarde. Hizo un ruido terrible, combinado con los gritos y gemidos de las víctimas.”

Seromba bebía cerveza a sorbos sobre su balcón y replegaba a tiros a los refugiados en el campanario, charlando con el burgomaestro en cuanto a cual era el mejor tiro. Aún antes de aquel incidente, Serumba había rechazado la ayuda a los Tutsis en los primeros días del genocidio, hasta rechazando peticiones para comprar alimentos en su nombre con su propio dinero. (CDO)

Mayor Waldemar Fontes

Ruhengeri
7 de abril de 1994
H 0445 jueves
MATAN AL PRESIDENTE DE RWANDA
Parece que se complicaron las cosas. Hace 45 minutos estábamos durmiendo en nuestra casa en Ruhengeri y llamó nuestro Jefe para trasmitirnos que había ocurrido un incidente en donde habría muerto el Presidente de Rwanda.
Como consecuencia de eso, deberíamos quedarnos en la casa sin salir a ningún lado hasta nueva orden.
Yo lo atendí por teléfono y entendí algo acerca de que el hecho estaba relacionado con Burundi y habrían muerto el Presidente de Rwanda y su Jefe de Estado Mayor del Ejército. Por la hora de la madrugada, el sueño y la dificultad del idioma, no entendí exactamente cómo era la situación, pero si entendí que es algo serio. Enseguida le avisé al Tte. Cnel. Sosa y éste lo llamó al Comandante de Sector. Efectivamente le confirmó que había muerto el Presidente y que estábamos en Alerta Roja.
Al rato el Tte.Cnel. Sosa llamó a Kigali para saber más y allí le dijeron que el Presidente había viajado al exterior y había sido víctima de un atentado en el cual perdió la vida junto con el Presidente de Burundi, y otras personas.
Nos avisaron que esta noticia circulaba por el mundo desde hacía unas horas y que en Uruguay ya sabían, así que nuestra gente debe estar un poco preocupada. No es para menos, pues aquí en este momento, nosotros estamos bastante asustados.
Son ahora las 0520 de la mañana y estoy escuchando la radio de onda corta para saber algo más. Escuché recién una radio de Kenia y entre la estática y el inglés, entendí que nombraban como víctimas del atentado a los presidentes de Rwanda y de Burundi, mientras venían desde Tanzania… pero aún no tengo claras las cosas.

Ruhengeri
7 de abril de 1994
H 1117 jueves
EXPECTATIVA
Ahora tengo un poco más claro que es lo ocurrido, pero sigo escuchando los noticieros en la radio.
El presidente de Rwanda murió al estrellarse el avión en que viajaba, junto con el presidente de Burundi, dos ministros del gobierno, el jefe del Estado Mayor del ejército de Rwanda, más la tripulación del avión.
Primero habían dicho que era un accidente, pero más tarde escuchamos por la BBC de Londres lo que ya suponíamos, el avión había sido derribado poco antes de llegar al aeropuerto de Kigali.
Hoy aquí es un día de duelo nacional. Todo está cerrado, las banderas están a media asta. No anda nadie por la calle. La gente está expectante, hay grupos de gente parada en las esquinas, pero la mayoría no se atreve a salir. Supongo que hoy será un día de inacción por motivo del duelo. Habrá quien sienta la muerte, y quien esté alegre, pero de todos modos creo que todas las partes guardaran luto por hoy. Ahora, a partir de mañana, empezará a funcionar la maquinaria por la sucesión del poder y las cosas se van a complicar.

Ruhengeri
7 de abril de 1994
H 1443
SE DESATA LA GUERRA
Las cosas se han complicado más rápido de lo que yo pensé. En Ruhengeri, todo está calmo, pero en Kigali la situación está que arde.
Hoy a las 1200 Hrs. vino a la casa del Comandante de Sector, un Mayor del RGF a comunicar que el Ejército de Rwanda no estaba conforme con la actuación de NN.UU. pues habían permitido que mataran a su presidente, y por lo tanto nos hacía responsables a nosotros de ello. El Mayor llegó con un camión cargado de soldados fuertemente armados, y nos amenazó. El Cte. de Sector dialogó un rato con él y logró calmarlo, pero el ambiente está muy tenso, y eso nos tiene preocupados.
En Kigali, mientras tanto, todos los miembros de NN.UU. se están replegando hacia el Estadio Amahoro en donde está emplazado el Batallón de Bangladesh. Hay tres uruguayos que están aislados, sin poder moverse por ahora, el Mayor J. Sosa y el Cap. Felici, están en el aeropuerto de Kigali, y el Cap. Berrutti que está en un puesto de Gendarmería.
Acá ahora estamos preocupados por nuestra seguridad, pues no tenemos ningún tipo de protección, ni armamento, ni tropas con las cuales replegarnos.
Hemos pedido órdenes para evacuar hacia Nkumba donde está emplazado un Pelotón del Bn. de Ghana, pero nos dijeron que esperemos la evolución de las cosas aquí. No creo que sea conveniente pasar la noche en este lugar.
En estos momentos, el Comandante de la Fuerza y el jefe de los Observadores estaban reunidos viendo que medidas tomar. Hacia Kigali es imposible ir, pues hay bloqueos de caminos por todos lados, y recibimos informes de que hay tiroteos, y matanzas de gente por todos lados.

Ruhengeri
7 de abril de 1994
H 1902
AISLADOS
Comenzó a llover. Desde el mediodía hemos estado en un sobresalto tras otro. Tenemos nuestras cosas cargadas en la camioneta y esperamos la orden de evacuar.
Acá en Ruhengeri se mantiene todo en calma, pero escuchando la radio operativa, vemos que no es lo mismo en otras partes. Kigali es el centro de los disturbios y creo que en este momento se está librando una batalla allí. Al caer la tarde el RGF tiene en su poder el aeropuerto y algunos puntos fuertes. El Parlamento y el estadio Amahoro están rodeados por civiles armados. Durante la tarde, una patrulla belga fue atacada por esos civiles armados enfrente al estadio Amahoro, y se produjo un fuerte tiroteo.
Según lo que recibimos por la radio, el combate en Kigali se está generalizando, pudiéndose oír durante todo el día, disparos de armas livianas e incluso morteros.
Estamos muy preocupados por nuestros camaradas en Kigali pues hay rumores de que esta noche el RPF lanzará un fuerte ataque contra la capital.
Se comenta que un numeroso grupo de Tutsis estaría entrando desde Burundi por el sur para apoyar al RPF. A pesar de eso escuchamos los informes del Tte.Cnel. Meyer desde esa zona, quien afirma que allí todo está muy calmo, semejándose a un primero de mayo de nuestro país.
En este momento el Tte. Cnel. Sosa está hablando con Uruguay por teléfono, informando al CECOMAPA sobre los hechos. En nuestro país recibieron la noticia de la muerte del presidente, pero aún no sabían nada sobre los combates que se están librando. Allá son ahora las dos de la tarde, pienso que a la noche, cuando vean los informativos se van a enterar y van a preocuparse mucho por nosotros.
El lunes próximo deberían embarcarse desde Montevideo los compañeros que habían viajado con licencia. Cuando se enteren de lo que pasa aquí, me imagino cómo se van a poner. No es nada lindo salir de al lado de la familia y la calma de nuestro país para venir a un lugar como este, con la actual situación, donde se vive en una inseguridad constante y la vida humana no vale nada.
A pesar de esto que digo, hace un rato miraba a nuestros vecinos y veía a los niños jugando como todos los días. A la tardecita Jean, el muchacho que trabaja con nosotros salió hasta la esquina y estuvo charlando con sus amigos como si nada pasara. Por otra parte, Emanuel, nuestro cocinero que es un hombre muy serio, casado y con familia, antes de irse nos pidió un adelanto del sueldo para comprar alimentos, previendo los problemas que vendrán a partir de hoy. Cada uno de los rwandeses que están a nuestro alrededor vivió este día como algo normal, sin preocuparse demasiado , como si ya estuvieran acostumbrados a estas cosas, hecho que debe ser así, pues este país está en guerra desde hace tres años y a pesar de que estamos a casi un año de iniciado el alto al fuego aún se ven las marcas de la guerra y de los ataques contra los pueblos, en particular Ruhengeri, que fue blanco de dos ataques muy importantes.

Ruhengeri
8 de abril de 1994
H 0728 viernes
SEGUIMOS A LA ESPERA
Ya es de día y seguimos esperando los acontecimientos. Anoche montamos guardia toda la noche, divididos en tres turnos.
Los que estamos aquí somos: el Tte. Cnel. W. Sosa, el Cap. J. Micak y yo.
En la noche recibimos una llamada de Montevideo, preguntando sobre la situación. Estaban muy preocupados porque oyeron algo de que habría 3 miembros de NN.UU. muertos en Kigali.
Por lo que pudimos averiguar nosotros, la cosa es aún peor, habrían por lo menos 10 belgas del Bn. de NN.UU. muertos. Parece que ayer de tarde, efectivos del RGF tomaron prisioneros a un grupo de soldados belgas, los torturaron y los mataron. Los acusarían de ser los causantes de derribar el avión del presidente. Los soldados muertos fueron llevados a un cuartel en el centro de Kigali. Allí había un Observador de Ghana que vio cuando los llevaban prisioneros. Este Observador fue amenazado, pero le permitieron que se fuera, y él después informó de los hechos.
Ayer de tarde, efectivos del RPF que estaban en el batallón del Parlamento, al verse rodeados por todos lados, salieron de sus posiciones y atacaron la zona del estadio Amahoro que ahora estaría en su poder.
Al mismo tiempo, grupos de civiles armados bloquearon los accesos a la ciudad y las principales avenidas dentro de Kigali. El estadio Amahoro y el cuartel general de NN.UU. están rodeados y ayer una patrulla belga que intentó salir fue atacada, y hubo un intenso tiroteo frente al emplazamiento del Bn. de Bangladesh. Los soldados belgas, haciendo fuego y movimiento, lograron replegarse hasta el estadio y no sufrieron bajas.


Ruhengeri
8 de abril de 1994
EL CONTINGENTE DE URUGUAY TIENE DOS HERIDOS EN KIGALI
Recibimos una terrible noticia, hace unos minutos (son las 0737 Hrs.) fueron heridos dos uruguayos en Kigali. Son el Mayor Cieslinskas, herido en el abdomen y el Cap. Carrasco, en la mano. Parece que intentaron evacuarlos junto con los belgas atacados, y se generó un nuevo tiroteo… aún no se bien que pasa.
En estos momentos, efectivos del RPF desde el Parlamento, se están batiendo con efectivos de la Guardia Presidencial en un fuerte combate…


Ruhengeri
8 de abril de 1994
H 0815 viernes
ASESINAN A LA PRIMER MINISTRO
Hace un momento nos confirmaron que los dos uruguayos heridos se encuentran conscientes y los están atendiendo.
Ayer fue asesinada la Primer Ministro, la señora estaba bajo la protección de efectivos del Batallón de Ghana los cuales fueron rodeados y obligados a entregarla. La Primer Ministro fue asesinada frente a ellos.
La protección que pueden dar las tropas de NN.UU. es relativa, pues el mandato no autoriza a combatir, y solo se pueden usar las armas en defensa propia.
La familia del Señor Lando, el político dueño del Hotel Chez Lando a donde siempre íbamos, está desaparecida.
Recién estuvo en nuestra casa el Mayor Awadey, de Ghana y le comentamos que teníamos dos heridos. El demostró la lógica congoja, pero enseguida dijo, que no nos preocupáramos, pues eso era normal en la guerra, ellos por ejemplo tenían también dos soldados desaparecidos y las cosas debían continuar igual.
Nos explicaba que él ya pasó por esto mismo dos veces antes. La primera vez fue en el Líbano cuando los israelíes lo tomaron, y la otra en Liberia. Ahora estaba pasando por lo mismo por tercera vez. Nos mostraba las canas que tiene por ese motivo.
Le preguntamos si sabía algo del Mayor del RGF que nos había amenazado ayer y él dijo que no hiciéramos caso, ese hombre estaba loco.
Decía que no hay que preocuparse, pues nosotros somos soldados y el ejército nos paga por usar el uniforme y por la vida, así que todo estaba bien, sólo había que esperar y actuar según se presentaran los hechos.


Ruhengeri
8 de abril de 1994
H 1336 viernes
EVACUACION DEL MATERIAL DE UNAMIR
Los dos heridos uruguayos están bien. Fueron trasladados en un vehículo blindado, al hospital Faisal que es atendido por médicos de Bangladesh. El Mayor Cieslinskas habló por la radio y todos los uruguayos lo escuchamos. Nos alegró mucho oír su voz. No tengo aún bien claro como fue el accidente… pero creo que fue en el estadio Amahoro.
Seguimos aún esperando la orden de repliegue. Hace más o menos una hora recibimos desde el cuartel de los Observadores en Kigali, la orden de replegarnos hacia Nkumba, en donde hay un Pelotón de Ghana, pero por el momento no tenemos permiso del RGF para movernos de aquí y sin esa autorización no podemos salir.
Nuestro Comandante de Sector está tratando de conseguir esa autorización…
Después de recibir esa orden, el Cte. de Sector nos mandó Capitán Dia, de Senegal y a mi, hasta nuestra oficina en ETIRU para desmontar el equipo de radio y evacuar todo el material de NN.UU.
…Durante el trayecto percibimos una situación muy tensa. La única gente que andaba por la calle eran los soldados RGF y los milicianos Interhamwe, que usaban máscaras para cubrirse la cara, y andan armados con machetes. Con mucho nerviosismo, sin hablar casi, arrancamos los mapas, desmontamos la radio, la computadora, y todos los papeles que encontramos y lo más rápido que pudimos volvimos a la casa.
No nos detuvo nadie, pero nos miraban distinto a como estábamos acostumbrados, podría decir que nos miraban con odio…
Llegar de nuevo a la casa fue un alivio, aunque aquí tampoco es muy seguro.
Al mediodía mientras comíamos escuchamos en onda corta el informativo de radio Moscú, en el cual hablaban de Rwanda. Antes nos quejábamos de que nunca nos mencionaban, y ahora pasamos a ser noticia de primer orden. En todas las radios hablan en primer lugar de Bosnia y Yugoslavia y enseguida de Rwanda, desplazamos en popularidad a Sud Africa que en estos días está con el candente tema de las elecciones y Mandela… peligroso honor sin duda, que hizo que la comida nos cayera un poco pesada…
…Hay un griterío en la esquina de nuestra casa. Parece que mataron a alguien…
 
LA MUERTE NOS TOCA DE CERCA
Hace un momento escribía que estaban matando a alguien y ahora lo confirmo, nos informa nuestro cocinero Emanuel, que un grupo de personas atacaron a dos Tutsis, un padre y su hija, y los mataron a machetazos, aquí en la esquina de nuestra casa, a no más de 50 metros de donde estamos. Las cosas se están poniendo calientes…

Ruhengeri
9 de abril de 1994
H 0923 Sábado
REHENES
Aún estamos en Ruhengeri. Ayer el Coronel Bisimungo del Ejército de Rwanda (Jefe Militar del área) nos había autorizado el desplazamiento hacia Nkumba, pero la autorización nos llegó sobre la tardecita y no quisimos movernos de noche.
Anoche llegaron cuatro aviones franceses al aeropuerto de Kigali, y están evacuando a sus nacionales.
Hoy de mañana, a las 0700 Hrs, nos avisaron que se había formado un nuevo gobierno, y que el Presidente estaba hablando por radio, haciendo un llamado a la paz.
A la vez, el RPF, con la excusa de proteger a su gente en Kigali, avanzó sobre la zona desmilitarizada, con énfasis en la ruta que va de Mulindi a Kigali. Ruhengeri es un objetivo vital para proteger el flanco de ese avance, y esperamos un ataque en cualquier momento. A estas horas el RPF avanzó sobre Nkumba y progresa por la ruta hacia Ruhengeri. La población está huyendo hacia el Sur. Anoche hubo ataques en Gisenyi y habrían matado a los misioneros de una institución católica que hay allí.
 
DRAMATICA DESPEDIDA DEL MEDICO BOLIVIANO
Anoche llamó por teléfono Rosendo, el Doctor boliviano que trabaja en Médicos sin Fronteras de Bélgica, con el cual tenemos una fluida relación. Preguntó si podían venir a refugiarse en nuestra casa, pues habían recibido amenazas y se habían enterado que las Milicias Interhamwe estaban matando a los belgas que encontraban. Le confirmé lo de las amenazas y las muertes de los soldados belgas. También le expliqué que nuestra casa no era un lugar muy seguro, pues nosotros no teníamos armas, no podíamos salir de la casa, y además habíamos sido amenazados también.
Me preguntó entonces si no podíamos escoltarlos para desplazarse hasta ETIRU en donde durante el ataque del año anterior se habían refugiado todos los extranjeros, lo consulté al Cte. Sosa, pero éste no autorizó el desplazamiento, pues era en horas de la noche y además habíamos recibido orden de no movernos de allí.
El consultó entonces con los otros médicos, todos belgas, y decidieron que se irían por sus propios medios hasta ETIRU aguardando allí para ser evacuados.
Poco después llamó de vuelta y me comunicó que habían llegado bien. Por las dudas nos despedimos deseándonos suerte, pues ambos sabemos que hoy puede haber sido la última vez que nos hablemos. Fue un momento muy dramático.
Durante toda la noche se han sentido a lo lejos disparos de armas de fuego, y hoy al amanecer, nos despertamos con fuego de artillería.

® Autor: MayorWaldemar Fontes

Email: wfontes@adinet.com.uy

Videos

Trailer “Disparando a perros”.

Premier Documental.

Niños soldados.

Trailer Hotel Rwanda.

 

 

 

Historia – La Impia Herencia de las Misiones

    Fue alrededor de este tiempo, en 1993, que David Rawson, después de una confinación en Somalia (1986-88), se convirtió en embajador estadounidense en Ruanda. Él no era ajeno a la complicidad estadounidense en la matanza o a la región misma. En 1988, cuando él era el jefe de misión en Somalia, EE UU entregó el monto de 1.4 millones $ en armas al dictador, Siad Barre. El 28 de junio de 1988 el envío, parte del amplio apoyo estadounidense para el régimen, llegó precisamente al mismo tiempo que el ejército de Barre emprendía la guerra indiscriminada contra la familia del clan Issac. Barre usó las armas en la  campaña de comienzos del verano en las que 10,000 personas fueron matadas, medio millón se convirtieron en refugiados (de una población de 1.5 millones), y dos ciudades arrasadas. Así que Rawson, en su puesto en la embajada estadounidense, podría ser considerado algo así como un experto sobre crímenes contra la humanidad.

    Su puesto en Somalia no era su primera experiencia en la región; él había crecido como un niño de misioneros Protestantes en Burundi. Hablando Kirundi y algo de Kinyarwanda, Rawson alegaba un conocimiento especial de la política y la sociedad de Rwanda y Burundi. Pero sus antecedentes también lo dejaron cautivo de las políticas del cristianismo misionero en la región. Para entender su simpatía por el extremismo Hutu, es necesario investigar en la forma extraordinaria en que la sociedad Rwandesa es producto de un siglo de evangelismo cristiano. En particular, la extraña ideología racista que pasa bajo el suave nombre de ” extremismo Hutu, ” es el resurgimiento bastardo de las teorías raciales europeas del siglo diecinueve, refractadas por enseñanzas misioneras.

    Durante un  siglo, la fuerza más poderosa que formaba la Sociedad Rwandesa ha sido la orden de los Padres Blanco, de la Iglesia Católica. Los misioneros habían llegado en los años 1880 y habían establecido su demanda religiosa en la  colonia alemana de Ruanda-Urundi. En 1919, como parte del Tratado de Versalles, Rwanda fue concedida a Bélgica como territorio a cargo de la Liga de Natios. Viviendo en una sociedad secular Occidental, es difícil apreciar el impacto de esta relación y la profundidad de los lazos emocionales que todavía ataña a la Iglesia católica belga y partes de la institución política Rwandesa.

    Antes del régimen colonial, los “Hutu” y los “Tutsi” no eran grupos étnicos como existen hoy. La relación entre diferentes pueblos Rwandeses era compleja y mutable. En el centro del estado había un tribunal poderoso, centralizando, basado en el linaje Nyiginya (Tutsi). En el campo, los “Tutsi” era dueños de ganado y los representantes del tribunal; los “Hutu” eran granjeros. Los “Hutu”, podían y lo hicieron  convertirse en “Tutsi” cuando los jefes se incorporaban a la elite dirigente, o los granjeros se enriquecían y adquirían ganado. Rwanda era seguramente una sociedad desigual, pero el límite étnico era permeable, y el predominio Nyiginya Tutsi fue mitigado por las instituciones sociales que dieron mucha autoridad a ciertos jefes Hutu, e impusieron ciertas obligaciones a los administradores Tutsi.

El gobiern o colonial transformó este término en apto. Los Belgas convirtieron a los Tutsi en los intermediarios privilegiados en su gobierno. Esta intervención reflejaba que el Racismo pensaba que ninguna simple estrategia de “dividir y gobernar” era axiomática del imperialismo Europeo. Ya que los conquistadores europeos sostenían que ninguna civilización podía haber existido en África negra, el estado centralizado de Rwanda era una anomalía que desafiaba una premisa de legitimidad colonial. Los Obispos coloniales, antropólogos, y administradores-soldados lo justificaron con una fantasía racial: el así llamado ” hipótesis Hamitica. ” Longffince desacreditado, sostuvo que todas las instituciones “civilizadas” en África central eran el resultado de una invasión de “Hamites” -identificadas de forma diversas como ” caucásico negros ” y “Ario-Africanos”.

En el período desde 1910 hasta 1940, los Padres Blancos, conducidos por el Obispo León Classe, desarrollaron esta ideología Hamitica. Classe y sus acólitos entonces volvieron a escribir la historia Rwandesa para conforme a ella, designar a los Tutsis como Hamitas, inventando un origen cristiano para ellos, y argumentando que ellos habían sido etíopes “decaídos” destinados a un lugar privilegiado en el evangelismo cristiano. La teoría coincidió muy bien con la búsqueda de los antropólogos coloniales de la topología racial los Tutsis eran en general de aspecto más alto, más delgado, y más ” europeo” que los Hutus.

En Ruanda, la ideología Hamitica legitimó una rígida jerarquía pseudo-racial que tenía consecuencias políticas profundas y de largo alcance. La elevación de los Tutsi significó la relegación de los Hutu al estado de siervos de bantú, y de los Twa (un pequeño grupo de alfareros y cazadores recolectores) a la posición más baja de “pigmeos” aborígenes  supuestamente los remanentes de una etapa más temprana de evolución humana. Bajo los Belgas, el dominio Tutsi  se extendió; los poderes y privilegios Tutsi se intensificaron; y se requirió que la población entera fuera registrada como Hutu, Tutsi, o Twa. Tan insuficiente era la base de esta clasificación racial formal que las autoridades se vieron obligadas a usar la propiedad de ganado como su criterio de gente con diez o más vacas era Tutsi (a perpetuidad); los que tenían menos eran Hutu. Estos mismos carnets de identidad, dicen a los asesinos de nuestros días, a quién matar y quién liberar.

Hacia el final de la era colonial, la Iglesia Católica Romana, y luego las autoridades coloniales, invirtieron sus preferencias e invirtieron la jerarquía. La generación nueva de misioneros belgas que llegaron a Rwanda trajeron con sigo otra sarta de enseñanzas Católicas – la teoría de justicia social de los Jóvenes Trabajadores Cristianos. Estos sacerdotes y oficiales coloniales – la mayor parte de ellos flamencos- echaron a los Tutsi que eran una minoría dominante. En cambio, fácilmente se identificaron con la mayoría Hutu oprimida, tal como los profesores y sacerdotes Hutu fácilmente echaron el pestillo sobre la nueva política – igualitaria religiosa, pero conservadora. Así, como la independencia se acercaba en los años 1950, la clasificación racial permaneció, pero fueron los Hutu quienes cosecharon las recompensas. En 1959, paracaidistas belgas presidieron un levantamiento sangriento en el que diez mil Tutsi fueron matados y más de cien mil conducidos al extranjero. En 1962, Gregoire Kayibanda, secretario del Arzobispo y fundador del partido de supremacía Hutu Parme Hutu, debidamente se hizo el primer presidente de Ruanda independiente. (IH)